Mundos paralelos

Image Acortar la distancia entre los hombres de ciencia y el público no especializado, tender puentes, acercar el discurso de los expertos que en ciertas ocasiones, por el lenguaje y la complejidad de los temas, puede mermar nuestra curiosidad y sed de conocimiento, son algunos de los objetivos más loables del trabajo de divulgación. Tal vez alentados por estos motivos, escritores como Isaac Asimov y Arthur C. Clarke buscaron en la literatura un espacio donde fuera posible vislumbrar los alcances y límites de los sueños de la razón; quizá esto mismo sedujo y llevó a explorar ambos universos al periodista y narrador yucateco Juan José Morales, autor de El mar y sus recursos, La península que surgió del mar, La Nave del Profesor Itzamná y Mundos paralelos y otros cuentos, libro sobre el que se ocuparán las siguientes líneas.

Conformado por trece relatos que de manera general pueden adscribirse a los géneros de la literatura fantástica y la ciencia ficción, en Mundos paralelos y otros cuentos, Morales imagina naves que realizan expediciones en el tiempo para llevar dinosaurios al siglo XXII, describe traslados por medio de un “teleductor cronomagnético” hasta la Macedonia de Alejandro Magno, narra un evento inexplicable que convierte todos los días en domingo y da cuenta de elíxires de la invisibilidad y mensajes entre planetas de galaxias distantes. A la par, algunos textos abandonan lo insólito y se acercan a un discurso realista con alto contenido social que permite enfrentar cosmovisiones incompatibles entre sí.

Tanto la literatura como la ciencia se alimentan de la curiosidad y nos hacen sensibles, aunque por distintos caminos, a lo que nos rodea. Sin embargo, en la obra de Juan José Morales no existe una división del conocimiento, más bien se deja en claro que los saberes deben reconciliarse, pues el destino de nuestra especie, ante el desmedido avance tecnológico, deberá estar acompañado del rescate de lo humano. No en vano Roldán Peniche Barrera, en el prólogo que inaugura este libro, resalta el humanismo de Morales y “su invariable compromiso ético” (11).

Dichas preocupaciones llevan a Morales a indagar en el tema de los mundos paralelos; el cuento “Operación exterminio”, por ejemplo, refiere la conquista de un planeta lejano y la aniquilación de sus habitantes a quienes los invasores consideraban primitivos. El relato describe la estrategia militar y la condición autómata de los soldados que “fijos en los tableros de instrumentos, sin ver siquiera el extraño mundo que se extendía bajo sus pies, atentos sólo a las cambiantes señales luminosas de los sistemas guía y navegación (…) cumplían su tarea como si fueran meros apéndices de máquinas” (44). Tras detallar los ataques, la narración es interrumpida por una nota periodística que habla de una guerra distinta, de la guerra de Vietnam, estableciendo una serie de correspondencias que desnudan la rapiña e incomprensión que animan cualquier conflicto bélico. Por su parte, el cuento “Mundos paralelos” se aleja de la ciencia ficción para dar cuenta de cómo las labores de un alfarero del siglo XXI, habitante de una pequeña aldea, en poco discrepan de las de un artesano de hace dos siglos: son hombres que miden el tiempo gracias a “sucesos específicos”, “el año que azotó el ciclón, la vez que nos pegó muy duro la sequía, el día del temblor grande, cuando murió el abuelo, el bautizo de Nicandra, la boda de Adalberto” (51). La existencia rural es contrastada con la historia del coprotagonista de esta narración, Isiro Nakasone, quien en una gélida fábrica atrapa el secreto de lo artesanal, “son piezas únicas —explica. Solamente se parecen, pero cada una difiere de las demás, porque el ser humano que los fabrica no es una máquina” (49). Descubierta esta particularidad, Nakasone dispone sus artefactos para elaborar cada uno de los objetos con ligeras variaciones, simulando el trabajo manual y acabando así con la única forma de conseguir el sustento en otras latitudes del planeta, ahí donde la modernidad parece no haber llegado y donde la tierra es poco fértil. La imagen de las antípodas —geográficas y de visiones de mundo— explorada en este cuento, denuncia el exterminio de ciertas formas de vida en un sistema que sólo acepta la producción compulsiva, alimentada por la avaricia.

El tópico sobre la relatividad del tiempo recorre esta obra, pero ésta temática no trata de manera exclusiva un hecho científico, sino que descubre una visión fatalista sobre los acontecimientos del pasado. Alejándose de tonalidades trágicas, el autor advierte con humor e ironía que el tiempo siempre vencerá, aun si los hombres consiguiéramos regresar a otras épocas con ayuda de la ciencia, los eventos son inmutables y los errores indelebles. Este obstáculo distingue, una vez más, las preocupaciones éticas del autor, las cuales invitan a reflexionar sobre la importancia de hermanar el desarrollo científico con la solidaridad y la responsabilidad, ya que sin estas cualidades el panorama y el destino de nuestra especie no es muy alentador.

Los relatos de Morales están estructurados a la manera de los cuentos clásicos,  con desenlaces sorpresivos y la aparición de moralejas y personajes fácilmente identificables como el genio de la lámpara; estas características no les restan originalidad, muy por el contrario, colocan al lector en un espacio nostálgico de reminiscencias y parodias del universo literario y la cultura popular que recuperan el espíritu de los cuentacuentos tradicionales.

Francisco de Goya expresó que el sueño de la razón produce monstruos y en estos tiempos tenemos como evidencia los horrores vividos durante el siglo XX. El libro de Juan José Morales desnuda este peligro y, sin caer en lo aleccionador, nos enfrenta con la necesidad de un rescate de lo humano.

Morales, Juan José. Mundos paralelos y otros cuentos. Prólogo de Roldán Peniche Barrera. México: Instituto de Cultura de Yucatán / Conaculta, 2011, 161 págs.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s