Alebrijes, otra punta de iceberg

Quien haya visitado México seguramente habrá visto que en nuestro país existen unas figurillas de arte popular denominadas alebrijes. A diferencia de otras manifestaciones de la imaginación popular, las circunstancias en torno al origen de los alebrijes y hasta el nombre de su creador no se ocultan en la bruma de los años, sino que son claras y precisas: fueron creados por el artesano cartonero Pedro Linares López en 1936. En este breve video, la nieta de Linares refiere cómo surgieron estas quimeras en la mente de su abuelo:

Los alebrijes son, pues, hijos de un sueño revelador y febril, ubicado en el umbral entre la vida y la muerte, entre el delirio y la imaginación, entre lo conocido y lo desconocido. Y ¿qué mejor territorio que éste para alumbrar seres de fronteras imposibles? Después de todo, los alebrijes han sabido sacar el mejor partido de las posibilidades de la estética del grotesco: los cruces entre lo culto y lo popular, el desvanecimiento de límites de lo terrenal y la libre fantasía, la fusión del horror y la risa, su vínculo con la fiesta (carnaval, música, jolgorio, etc.). Para quien no los conozca, adjunto un par de imágenes de alebrijes.

Alebrije 1 alebrije 2 alebrije 3 680px-Alebrijes_in_Oaxaca,_Mexico_2009

 

Fuente de la última imagen: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Alebrijes_in_Oaxaca,_Mexico_2009.jpg. Las demás fueron tomadas del buscador de Google.

Desde que Linares los presentó al mundo, los alebrijes han gozado de la admiración de la gente dentro y fuera de nuestro país, y hoy por hoy ocupan un lugar importante en el horizonte de las artesanías mexicanas. De hecho, en repetidas ocasiones se ha dicho que estos insólitos monstruos coloridos representan, en cierto modo, la imaginación artística de México. Sin pretender restarle méritos a la invención de Linares, en las siguientes líneas  me gustaría señalar el –a mis ojos– indudable parentesco de los alebrijes con quimeras igualmente coloridas e insólitas. Desde mi perspectiva, los fenómenos artísticos son como los icebergs: sólo una pequeña fracción está a la vista, pero cada uno tiene una gran porción que sustenta el todo y mantiene a flote lo que vemos.

En esta ocasión voy a recuperar algunas imágenes de quimeras coloridas estampadas en manuscritos y libros ilustrados del siglo XV, XVI y XVII. Quizá el lector no se sorprenda demasiado al leer que este tipo de seres abundan en los libros de carácter religioso. Quien haya visto el video que subí líneas arriba, recordará que, de acuerdo con Elsa Linares, su propio abuelo reconocía un nexo entre el ámbito religioso y los alebrijes: “una especie de coro de iglesia” le gritaba la palabra alebrije. Veamos algunas imágenes de los antepasados de los alebrijes.

De un Libro de Horas atribuido a un artista del siglo XV.

Siglo XV 1 Siglo XV 2 Siglo XV 3Siglo XV 4

Fuente: http://publicdomainreview.org/2014/01/09/rainbow-coloured-beasts-from-15th-century-book-of-hours/

De un Breviario iluminado, también del siglo XV.

Breviario 2 Breviario 1

Fuente: http://publicdomainreview.org/2012/03/19/illuminated-pages-from-15th-century-breviaries/

De un cancionero del siglo XVI.

Cancionero siglo XVI

Fuente: http://demonagerie.tumblr.com/post/73192456808/cambrai-bibliotheque-municipale-0128-f-041v

De un tratado del siglo XVI.

Siglo XVI

Fuente: http://demonagerie.tumblr.com/post/73358545007/the-british-library-royal-18-d-ii-f-161v


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s