Acerca de Libros de Baubo

libros-de-baubo-para-portadasHoy en día un gran número de bibliotecas, centros, fundaciones y otras instituciones que custodian acervos bibliográficos se ha dado a la tarea de digitalizar la totalidad o parte de su material, con el doble propósito de preservarlo para el futuro y de divulgarlo entre el público que tenga la fortuna de contar con conexión a internet y algún dispositivo electrónico para leer y/o descargar libros digitales. Dicha tarea, urgente y necesaria, es el primer paso de un recorrido que se antoja muy largo –acaso demasiado largo–, pero que a cambio de un esfuerzo colosal promete ser estimulante y provechoso. El problema, sin embargo, es que corremos el riesgo de perdernos en el proceloso mar de terabytes que a diario desborda sus propias lindes y se ensancha.

Como es lógico, ese primer paso que han dado muchas instituciones debe ir seguido de otro que consistiría en “organizar la palabra”, es decir, en zambullirse en el mar de información digital para trazar en él rutas navegables que lleven a puertos identificables, o que le permitan al lector distinguir aquellas fracciones de información que para él equivalen a perlas valiosas. Quizá muchos de nosotros estamos facultados para recuperar contenidos, organizarlos y socializarlos, de modo tal que, gracias a un proceso de selección y clasificación (“curación de contenidos”, se posibilite el acceso dichos materiales.

Terracota de la diosa Baubo. Fuente: Wikipedia.
Terracota de la diosa Baubo. Fuente: Wikipedia.

Por supuesto, existen incontables formas de “organizar la palabra”, y esta organización puede llevarse a cabo a chica, mediana, grande o gigantesca escala. De hecho, hay instituciones que no sólo ponen en la red su acervo bibliográfico digitalizado, sino que también se encargan de clasificarlo para garantizar que llegue al público interesado. Y también hay gente que, en solitario o en colectivo, se ha sumado a esta empresa clasificatoria. En esta ocasión me gustaría presentarle al lector de esta entrada uno de los proyectos que nuestra asociación, la ADELyC, creó hacia 2011-2012, con el objetivo es poner al alcance de los investigadores especializados y del público en general textos en los que se reflexione sobre el problema de la risa desde cualquier disciplina científica, humanística o artística, hallados en bibliotecas privadas y en la red, dispuestos de modo que se posibilite su consulta libre y gratuita a través del sitio web de “LIBROS DE BAUBO”, biblioteca digital gratuita de estudios sobre la risa. El proyecto lleva ese nombre porque Baubo es la diosa griega de la risa y de la obscenidad, y la biblioteca está especializada en textos que reflexionan acerca del problema de la risa en las artes, las ciencias y las humanidades.

Durante más de tres años y medio hemos dedicado tiempo y esfuerzo a cuatro actividades fundamentales que nos han permitido nutrir y mantener vivo nuestro proyecto.

10460338_772449902830675_8935253717865242495_nLa primera actividad es recopilar material digitalizado sin derechos de autor vigentes ni restricciones de ese tipo. Así, de cuando en cuando nos ponemos a buscar en la red estudios que podrían servirnos. Abrimos y hojeamos gran cantidad de libros digitales, de los cuales la mayoría no sirve, ya sea porque el título promete algo que no entrega, o porque el archivo sí está protegido por derechos de autor (el texto puede haberlos perdido, pero los propietarios del archivo digitalizado le han puesto candados a su producto), o porque la calidad de la copia es demasiado mala… Sólo un puñado de libros se salva de este primer filtro. Otras formas de obtener material son: pedir la ayuda de personas que tienen acceso a dichos libros o comprar el ejemplar en librerías de viejo. El problema con esta última forma es que no tenemos fondos para comprar material. La segunda actividad es consolidar el corpus de estudios sobre la risa: no basta con descargar los archivos, sino que es necesario organizarlos. Si un libro llama nuestra atención, ya sea por el tema, por la propuesta crítica, por sus datos e ideas curiosas, o por lo que sea, duplicamos el archivo y guardamos la copia en el Archivo. La tercera actividad es generar contenidos. Después de que guardamos una copia del archivo original, extraemos las imágenes que servirán para armar los libros en PDF. Este proceso puede ser tedioso, pero no deja de ser una oportunidad para ir familiarizarse con la propuesta del texto, con lo que dice la obra. Una vez generadas las imágenes, nos dedicamos a la tarea de limpiarlas: quitarles las manchas, los subrayados, las letras borrosas, etc., o les metemos mano: corregimos las erratas consignadas al final del libro, ponemos las letras que faltan, cambiamos lo que está borroso o ilegible, añadimos páginas extraviadas. Para ello es indispensable, en algunos casos más que en otros, tener acceso a más de un ejemplar de la obra en cuestión. La cuarta actividad es socializar los contenidos, o sea, divulgarlos en las redes sociales y entre nuestros colegas y amigos.

Ya dicho lo anterior, y si el lector ha tenido la paciencia de leer esta nota hasta el final, me permito extenderle la más cordial invitación a visitar el sitio web de “LIBROS DE BAUBO”: http://libros-de-baubo.blogspot.mx/

10933844_757962554279410_841801810781527305_n

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s