Acerca de la sátira menipea

AsnoEn una entrada anterior hablé brevemente acerca de lo spoudogeloion, es decir, lo seriocómico –un dominio muy particular de la literatura, también denominado “jocoserio”– y sus géneros. En esta ocasión me gustaría retomar el tema, pero ahora para hablar sobre un género fundamental de ese dominio: el diálogo socrático. De una manera u otra, los géneros seriocómicos tienen su base en este género.

El diálogo socrático, que conoció una fase oral y otra literaria, dependía de limitaciones históricas y memorísticas: como su nombre lo indica, consistía recuerdos y apuntes de conversaciones tenidas con Sócrates, enmarcadas en un relato breve. Al decir de Bajtín, el género tenía carácter «casi de memorias» (1986, 155). Platón, Jenofonte y Antisfeno –y otros, de quienes sólo nos han llegado noticias (Esquino, Fedón, Euquiles, Alexameno, Glaucón, Simmio y Cratón)– escribieron este tipo de diálogos. Posteriormente, gracias la actitud libre y creativa que adoptó frente al material de dichas conversaciones, el género escapó a sus limitaciones originales. El paradigma de esta nueva actitud aparece en los diálogos platónicos y, en menor medida, en Jenofonte y Antisfeno. Al descomponerse, el diálogo socrático engendró una plétora de géneros, muchos de los cuales heredaron algunos de sus rasgos esenciales. De esa plétora me interesa un género particular: la sátira menipea.

Bajtín ubica los inicios de la menipea en la obra de Antisfeno –también exponente del diálogo socrático–, Heráclido Póntico y Varrón, aunque el género debe su nombre a Menipo de Gadara, quien le dio su forma clásica. Otros de sus representantes son Lucilio, Horacio, Séneca, Petronio, Apuleyo, Luciano y Boecio. Este breve listado no agota, por supuesto, el campo de acción de la menipea. De hecho, según Bajtín alcanza géneros como la diatriba, el logistoricus (combinación de diálogo socrático y relatos fantásticos), el soliloquio, los géneros aretalógicos, etc., e incluso se extiende hasta la novela bizantina, las sátiras romanas y la primera etapa de la literatura cristiana (1986, 160). La menipea es un género proteico y flexible de gran valor e influencia en el desarrollo de la literatura –sobre todo la europea–, no tanto por su complejidad y riqueza de formas, sino porque expresa una visión especial de mundo: una visión opuesta a la del pensamiento dogmático, unilateral y autoritario. A continuación resumiré los rasgos fundamentales del género.

La menipea conserva algunos rasgos del diálogo socrático, pero lo trasciende y reinventa a su manera. En ella prolifera el elemento risa y gana terreno la libertad de invención, quedando así libre de las restricciones historiográficas del diálogo socrático y de las exigencias de verosimilitud externa. Sin embargo, la fantasía de la menipea no es gratuita ni caprichosa. Al decir de Bajtín,

Su particularidad más importante consiste en que en ella, la fantasía más audaz e irrefrenable y la aventura, se motivan, se justifican y se consagran interiormente por el propósito netamente filosófico de crear situaciones excepcionales para provocar y poner a prueba la idea filosófica, la palabra, y la verdad plasmada en la imagen del sabio buscador de esta verdad. Subrayamos que lo fantástico sirve no para encarnar positivamente la verdad sino para buscarla y provocarla y, sobre todo, para ponerla a prueba (1986, 161).

Lo que se somete a prueba no es el carácter individual o socialmente determinado de los héroes de la menipea, que se encuentran en situaciones fantásticas y excepcionales: ascenso a los cielos, descenso a los infiernos, viajes a otros mundos, recorridos por territorios exóticos y desconocidos, etc. A menudo esa aventura adquiere carácter de aventura simbólica, que puede combinarse con un “naturalismo de bajos fondos sumamente extremo y grosero”. Agrega Bajtín: “Las aventuras de la verdad en la tierra tienen lugar en los caminos reales, en los lupanares, en los antros de ladrones, en cantinas, en plazas de mercado, en las cárceles, en las orgías eróticas de los cultos secretos, etc.” (1986, 162).

Bajtín llama a la menipea el género de las “últimas cuestiones” del mundo y de la vida, es decir, de los discursos y actos radicales del hombre. Según este teórico, en ella la audacia de la fantasía y la invención se conjugan con una extrema capacidad de contemplación y un universalismo filosófico (1986, 163). Esta capacidad se da gracias a un punto de vista inusitado y privilegiado para observar a los demás, la vida y el mundo. Un ejemplo muy socorrido es Las Metamorfosis, o El asno de oro, de Apuleyo.

Bajtín cuenta como rasgo genérico-formal de la menipea la “experimentación psicológica”, que incluye los estados alterados de conciencia (sueño, pasiones, ilusiones, locura, etc.) y el desdoblamiento o la duplicidad de la personalidad. Este desdoblamiento siempre conlleva “junto con el trágico, un elemento cómico”. La experimentación psicológica destruye la integridad o unidad del hombre de la tragedia y la épica, de su imagen y su destino; es decir, exponen el carácter inacabado e imperfecto del hombre que ha dejado de coincidir con su imagen. “Desde luego, en la menipea este carácter inconcluso y esta su no coincidencia consigo mismo son aún elementales e incipientes pero ya están descubiertos y permiten una nueva visión del hombre” (1986, 165).

Esta nueva imagen de la humanidad, derivada de una novedosa representación de la espacialidad y la temporalidad, es quizá la máxima aportación de la menipea a la literatura, pues siglos después rendirá sus frutos al sustentar el género más representativo, a mi juicio, de la Modernidad: la novela.

 

Bibliografía

  • Bajtín, Mijaíl. Problemas de la poética de Dostoievski. Trad. Tatiana Bubnova. México: Fondo de Cultura Económica, 1986.

 


Una respuesta a “Acerca de la sátira menipea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s