En un sueño

Is all that we see or seem
But a dream within a dream?

Edgar Allan Poe, “A Dream Within A Dream”

Se cumple un año de la pandemia. Un año de encierros y días inasibles que duran para siempre y se van como agua; un año de soledades y dolores de cabeza por tanto estar frente a la pantalla de la computadora, y un año sin música viva, sin baile, sin teatro. 

Las comunidades artísticas han abundado en valientes esfuerzos por mantener vivo el contacto con las audiencias cada vez más alienadas, y eso nos ha traído la maravilla de las trasmisiones de obras de teatro grabadas, los en vivo desde la sala de nuestrxs músicos favoritxs, las charlas por zoom de artistas que admiramos profundamente. Por todo eso estoy infinitamente agradecida, porque aunque sabemos todxs que no es lo mismo, que no es suficiente, hemos ido encontrando tal vez nuevas manifestaciones de belleza y creatividad que se quedarán con nosotrxs incluso cuando pasen estos días oscuros y podamos de nuevo recargar los codos en un escenario lleno de vida, amor, saliva y sudor.  

Ensayo de Dream

Entre las distintas maneras que han encontrado lxs teatrerxs de mantenernos cerca, quiero platicar un poco de una que está tal vez a la mitad, pero es en sí misma una manifestación de candidez brillante y honesta que a mí, al menos, me hace sentir conectada con los escenarios de nuevo. Se trata de la producción en Hi-Tech de la Royal Shakespeare Company, Manchester International Festival, Marshmallow Laser Feast y The Phillarmonia Orchestra: Dream.

Protagonizada por EM Williams como un Puck hecho de piedras y magia, Dream es un paisaje de fantasía Shakespeareana que, más que una adaptación, es un vistazo al interior del mundo de hadas elementales en que se desarrolla A Midsummer Night’s Dream, una visita a las hadas sin la molesta intervención de lxs complicadxs humanxs y sus enredos caprichosos. Utilizando tecnología inmersiva desarrollada originalmente en la industria de los videojuegos, el director Robin McNicholas y un grupo de actores teatrales convertidxs en titiriterxs virtuales hacen una especie de microhistoria de las hadas en la que la audiencia tiene la posibilidad de participar en forma de luciérnagas, y la voz de Nick Cave da vida al bosque como entidad sentiente. 

Trailer de Dream

Dream es un vistazo breve a lo que podría ser; la directora de efectos digitales Sarah Ellis afirma que no se trata de un sustituto sino una posible adición al teatro en vivo, cuando éste por fin abra de nuevo sus gloriosas puertas. Es también un proyecto en construcción que tal vez no llegue a mucho todavía, pero explora caminos nuevos y emocionantes. 

EM Williams como Puck y Maggie Bain como Cobweb

La trasmisión se realiza en vivo, con lxs actores en trajes de motion capture, y tiene una duración de apenas treinta minutos seguidos de un momento puramente Shakespeareano en que la cámara da la vuelta para mostrar cómo se ha llevado a cabo la fantasía. La increíble Maggie Bain (que en algún universo paralelo es mi esposa) explica cómo da vida al personaje de Cobweb, un enorme ojo rodeado de telarañas, con sus manos convertidas en pestañas, sus pies en pupila, su cabeza en globo ocular. 

Quizá no estemos ante una obra maestra de la adaptación, pero, en su honestidad, Dream me trajo un poco de lo que extraño tanto del teatro: la experiencia viva, la transformación, la vulnerabilidad de ofrecernos algo nuevo. La obra está disponible hasta el 20 de marzo en dream.online en modalidad gratuita (sin participación) o, por diez libras, de manera interactiva. Vayan a soñar un ratito, no se van a arrepentir. Y como me parece que esta hermosa cualidad vulnerable de lo teatral vive de manera perfecta en el epílogo de A Midsummer Night’s Dream, me voy a permitir la indulgencia de reproducirlo (la traducción muy libre es mía), como epílogo de esta mini reseña, de Dream, de cada día de mi vida:

 “If we shadows have offended,
Think but this, and all is mended,
That you have but slumber’d here
While these visions did appear
And this weak and idle theme,
No more yielding but a dream.
Gentles, do not reprehend:
if you pardon, we will mend.
And, as I am an honest Puck,
If we have unearned luck
Now to ‘scape the serpent’s tongue,
We will make amends ere long;
Else the Puck a liar call;
So, good night unto you all.
Give me your hands, if we be friends,
And Robin shall restore amends.”

[Si acaso los ofendimos,
todo se arregla si piensan
que se quedaron dormidxs
al empezar esta escena
y estas ociosas visiones
no son nada más que un sueño.
Por favor, no nos reprendan: 
si perdonan, enmendamos. 
Yo, que soy un Puck honesto,
si tenemos buena suerte
de escapar a la serpiente, 
voy a reparar el daño; 
Si no, seré mentiroso.
Para todxs, buenas noches,
si es que ya somos amigxs,
denme sus manos y Robin
arreglará todo el daño.][1]


[1] William Shakespeare, A Midsummer Night’s Dream (V, i. 440-455) 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s